Ópera en tres actos, de Giacomo Puccini (1858-1924) y Franco Alfano (1875-1954) -tras la muerte de Puccini-, con libreto en italiano de Giuseppe Adami (1878-1946) y Renato Simoni (1875-1952), basado en la fábula homónima de Carlo Gozzi (1720-1806). Fue estrenada en el Teatro alla Scala, de Milán, el 25 de abril de 1926.

Una fría y vengativa princesa China, llamada Turandot, pone a prueba a todos sus pretendientes: quienes no contestan correctamente a tres acertijos, no sólo no pueden desposarla, sino que pierden la vida. Cuando está a punto de llevarse a cabo la ejecución del príncipe de Persia, aparece entre la multitud un anciano ciego. Un muchacho se acerca a ayudar al anciano y descubre que es su padre Timur, el rey de los tártaros, acompañado de la joven Liù. Turandot se hace presente y el joven príncipe queda prendado de su belleza, decidido a presentarse ante ella. Sorpresivamente, supera las pruebas, pero Turandot se niega a casarse con él. El ignoto príncipe le propone a Turandot que, si adivina su nombre antes del amanecer, él morirá y ella será libre. Turandot acepta y recorre el pueblo en busca de quienes conocen su identidad. Al llegar con Liù, ésta se niega a revelar el nombre y muere con el secreto, después de haber sido torturada. Impactado por la crueldad de Turandot, el joven pretendiente habla a solas con la princesa y, en un susurro, le dice que se llama Calaf; otorgándole así, la decisión de su futuro. Por la mañana, Turandot se presenta ante sus súbditos y exclama que el nombre del príncipe es “Amor”.

Orquesta y Coro del Teatro de Bellas Artes.

Director concertador: Enrique Patrón de Rueda.